Todo sobre el Síndrome de Gilbert

Sindrome de Gilbert Homer Simpson

Antes de empezar, ¿qué hacemos en una web sobre la kombucha hablando del Síndrome de Gilbert? Pues muy fácil. Uno de los fundadores de Mun Kombucha, Jordi Dalmau, casi treinta años después de ser diagnosticado del Síndrome de Gilbert, encontró solución a los síntomas que éste le provocaba bebiendo kombucha. 

A los 13, en una analítica rutinaria, a Jordi le salió el valor de la bilirrubina por las nubes. Le hicieron una prueba poniendo a su cuerpo en condiciones de estrés y el resultado fue muy claro: padecía el Síndrome de Gilbert. El pronóstico fue no hacer nada, vida normal, sólo tener presente que en las analíticas de sangre el valor de la bilirrubina siempre saldría alterado. Y así fue. Pero a medida que pasaban los años iban apareciendo otros síntomas: cansancio general, cada vez menos tolerancia al alcohol, contracturas frecuentes, y cefaleas cada vez más frecuentes. 

Jordi acudió a un terapeuta y le explicó todo lo que le pasaba. El terapeuta constató que todos los síntomas tenían relación con el hígado. En su caso concreto le recomendó eliminar el paracetamol, reducir la ingesta de carbohidratos, aumentar la de proteínas, reducir el café y comer tanta variedad de fermentados como fuera posible. 

En poco tiempo empezó a notar ya alguna mejora. Poco a poco fue introduciendo cada vez más fermentados. Empezó por los más fáciles de encontrar o elaborar: chucrut, kimchi, encurtidos. Después le tocó el turno al kefir, primero de leche y después de agua. Sólo quedaba la kombucha en la lista, pero por aquel momento fue imposible de encontrar en el herbolario, por lo que Jordi decidió hacérsela él mismo. El resultado fue espectacular. En pocos meses de beber habitualmente kombucha, especialmente en ayunas, el cansancio desapareció y, poco a poco, el dolor de cabeza dejó de ser un problema. Jordi tenía tanta energía que empezó el proyecto de MUN KOMBUCHA, pero esto ya es otra historia. Si quieres más detalle, lo explicamos en esta entrevista. 

En su caso, siguiendo una dieta baja en carbohidratos, tomando fermentados de forma habitual, especialmente kombucha, controlando el estrés y el sueño, y realizando ejercicio de manera regular, los síntomas provocados por el Síndrome de Gilbert quedaron bajo control. 

Después de esta introducción, te explicamos todo lo que hemos ido recopilando sobre el Síndrome de Gilbert. ¡Ah! y te recomendamos encarecidamente que llegues hasta el final para entender cómo la kombucha te puede ayudar si tu también lo padeces. 

Qué es el Síndrome de Gilbert

El síndrome de Gilbert, que recibe su nombre por el gastroentorólogo francés Nicolas Augustin Gilbert en 1901, es una enfermedad benigna, hereditaria, que se asocia a un elevado nivel de bilirrubina en sangre de forma intermitente, provocado por la deficiencia de la enzima glucuronosiltransferasa. El síndrome de Gilbert es un error genético que afecta a la desintoxicación. El hígado no es capaz de procesar adecuadamente la bilirrubina y eliminarla del cuerpo de manera efectiva.

Suele producir una leve ictericia bajo condiciones de esfuerzo, estrés, insomnio, cirugías, ayuno, cuando hay infecciones o tras la ingesta de algunos medicamentos como el paracetamol, ya que la concentración de bilirrubina en la sangre aumenta en estas situaciones. El síndrome causa fatiga, entre otros síntomas.

El síndrome de Gilbert se produce por la disminución de la capacidad de excretar bilirrubina. Al pasar por el hígado, la bilirrubina reacciona con ácido glucurónico transformándose en bilirrubina «conjugada» o directa, lo que permite que se disuelva en el agua y pueda ser excretada en la bilis. 

La enzima que se encarga de conjugar la bilirrubina se llama uridindifosfoglucuronatoglucuronosiltransferasa (UGT) y su producción viene regulada por un gen que, si presenta una cierta mutación, provoca una menor producción de esta enzima. La UGT se encuentra reducida en el Síndrome de Gilbert a un 31 % del valor normal. 

La prevalencia del síndrome de Gilbert puede variar. En África oscila entre el 15-25%, en poblaciones caucásicas entre el 5-10% y en Asia del 0-5%. Suele ser más detectado en hombres que en mujeres.

Qué es la bilirubina

La bilirrubina es el resultado de la desintegración de los glóbulos rojos que han envejecido, presentando un pigmento de color amarillo. Circula por la sangre y llega al hígado, donde se elimina a través de las vías biliares. Después es expulsada en las heces. Una pequeña cantidad de bilirrubina permanece en la sangre.

Las vías de desintoxicación del hígado

desintoxicación hígado síndrome de gilbert

En el hígado se eliminan las toxinas. Este proceso no es inmediato, pues requiere de dos etapas. En la Fase I del hígado se forma, modifica o elimina (oxidación, reducción o hidrólisis) un grupo funcional de las toxinas:

  • Hidroxilación
  • Epoxidación
  • Desalquilación
  • Desaminación
  • S- y N-oxidación.

Las enzimas que intervienen en la fase I son las denominadas Citocromo P450.

En la Fase II estas toxinas se combinan con otras substancias y son eliminadas por diferentes vías. El resultado de la combinación es más fácil de eliminar por vía renal (en la orina) o hepática (en la bilis). Las vías de eliminación de la Fase II son:

  • Glucuronidación (ácido glucurónico + toxina)
  • Glucosidación (glúcido + grupo alcohol o tiol)
  • Sulfatación (trióxido de azufre + toxina)
  • Metilación (grupo metilo + tóxico)
  • Acetilación (grupo acetilo + tóxico)
  • Conjugación con GSH (glutatión)
  • Conjugación con aminoácidos

Qué es la glucuronidación

La glucuronidación es el proceso mediante el cual se combina una molécula de ácido glucurónico con un tóxico, formando un glucurónido. Este glucurónido es soluble en agua y es la manera que el cuerpo tiene de eliminar ciertos tóxicos. Los que padecen Síndrome de Gilbert ¡tienen la fase de glucuronidación hasta un 31 % más lenta que una persona que no lo padece!

Pero por la vía de la glucuronidación, no solo se elimina la bilurrubina, se eliminan otros complejos: 

Esto explica porqué los diagnosticados con el síndrome de Gilbert pueden presentar otras dolencias. Es evidente la relación entre la bilurrubina y el Síndrome de Gilbert, ya que su elevada presencia en sangre es la responsable del color amarillento de la piel (ictericia).  El síndrome de Gilbert está relacionado no solo con la bilirrubina, sino que con todos aquellos compuestos que se eliminan por la vía de la glucuronidación.

Que es la enzima UGT1A1

El gen UGT1A1 es fundamental para la conjugación de bilirrubina. UGT1A1 es uridina difosfoglucuroniltransferasa 1, que es una enzima que cataliza la reacción que impulsa la conjugación de bilirrubina con ácido glucurónico.

Esencialmente, la bilirrubina no conjugada puede tomar uno de dos caminos:

  • Puede volver a convertirse en biliverdina al actuar como antioxidante en presencia de especies reactivas de oxígeno.
    – o –
  • Puede conjugarse con ácido glucurónico y luego excretarse en las heces.

El primer camino, actuando como antioxidante, puede volverse importante cuando las células producen muchas especies reactivas de oxígeno, como en las enfermedades cardíacas. Y aquí es donde entran en juego los beneficios de una UGT1A1 baja y, por lo tanto, más bilirrubina. Más sobre esto a continuación en la sección de beneficios del síndrome de Gilbert.

Con suficiente UGT1A1 disponible, se conjugará y excretará más bilirrubina.

descomposición de la hemoglobina en bilirrubina

Cómo se diagnostica el Síndrome de Gilbert

Suele ser habitual que se descubra en la adolescencia por accidente, cuando un análisis de sangre muestra niveles elevados de bilirrubina. Los valores en estos pacientes oscilan entre 20 mmol/dl y 80 mmol/dl. En ocasiones se realiza una ecografía para descartar otras patologías. También es possible realizar una prueba genética para estudiar el gen UGT1A1, pero es menos habitual por su coste y disponibilidad.

Síntomas del Síndrome de Gilbert

Los elevados niveles de bilirrubina provocan ictericia. La ictericia produce un color amarillento en la piel y en las conjuntivas de los ojos. La ictericia aparece cuando se da un estímulo, como puede ser un esfuerzo físico excesivo, estrés, ayuno prologado, infecciones, insomnio, cirugías, algunos medicamentos (paracetamol, quimioterápicos, anti­conceptivos…). Algunas personas han referido can­sancio generalizado, disminución del apetito, molestias abdominales o náuseas. También es habitual padecer dolor de cabeza, sensación de resaca y tener un baja tolerancia al alcohol.

¿El Síndrome de Gilbert causa fatiga?

La fatiga es uno de los síntomas más reportados por los Gilbert. ¿Por qué? Te lo explicamos:

  • Función hepática reducida. Si comes carbohidratos altamente refinados como pan blanco o dulces, tu nivel de azúcar en la sangre subirá y bajará mucho. Esto significa que la enzima de la que somos deficientes no puede funcionar tan bien puesto que necesita azúcar. El resultado es que su hígado no hará su trabajo de limpieza de manera efectiva y ciertas toxinas y bilirrubina se acumularán en tu cuerpo.
  • Vaciamiento gástrico retardado. La comida tarda más en salir del estómago si tiene el síndrome de Gilbert. ¡Seguro que muchos podréis reconocer las molestias abdominales que esto conlleva!
  • Exceso de serotonina. Las personas con síndrome de Gilbert tienen un procesamiento defectuoso de ciertos neurotransmisores (sustancias químicas que envían mensajes al cerebro y al sistema nervioso). Esto puede conducir a niveles elevados de serotonina, por ejemplo, que está relacionado con sentimientos de letargo y falta de motivación, así como con ansiedad.

Ictericia y síntomas del síndrome de Gilbert

Si bien a muchas personas se les diagnostica el síndrome de Gilbert a través de análisis de sangre de rutina, otras pueden tener síntomas que los impulsen a acudir al médico.

En una encuesta de pacientes diagnosticados con el síndrome de Gilbert, aproximadamente la mitad de ellos tenían ictericia recurrente. Aproximadamente la mitad de las personas con ictericia recurrente informaron dolor abdominal, dispepsia o pérdida del apetito.

Los factores de riesgo asociados con la causa de los episodios de ictericia incluyeron:

  • Ayuno por más de 12 horas. 
  • El embarazo. 
  • dietas bajas en calorías. 
  • Consumo de alcohol. 
  • Dormir menos de lo recomendado. 
  • Infecciones. 
  • Anestesia. 
  • Intensa actividad física. 

Tratamiento para el Síndrome de Gilbert

En general el Síndrome de Gilbert no precisa tratamiento, pero si los síntomas provocan malestar se pueden buscar vías para aliviarlos o tenerlos bajo control. Se tiene que actuar sobre 4 pilares:

  1. Buena alimentación
  2. Ejercicio físico
  3. Buen sueño
  4. Resiliencia mental

Dieta para el Síndrome de Gilbert

El tratamiento para el Síndrome de Gilbert debe ir enfocado hacia la reducción de los tóxicos a eliminar por la vía de la glucuronidación o bien mejorar el rendimiento de la glucuronidación y de las enzimas UGT.

Reduce la ingesta de carbohidratos, en especial los que provienen de alimentos refinados, como las harinas o los azúcares. Incrementa el consumo de proteínas y grasas. Todavía no se han hecho suficientes estudios, pero una dieta paleo o keto podría mejorar los niveles de bilirrubina.

Las verduras crucíferas hacen que el cuerpo aumente la producción de UGT1A1. Las verduras crucíferas incluyen brócoli, col rizada, coles de Bruselas, coliflor y repollo.

Si no comes suficientes crucíferas, hay suplementos disponibles de I3C y DIM (diindolilmetano). Estos son producidos a partir de la parte de las verduras crucíferas que inducen la UGT1A1.

La quercetina (un suplemento de flavonoides) y la curcumina (de la cúrcuma) aumentan la actividad de la enzima UGT, según un estudio en animales.

Los alimentos estrella para el hígado incluyen: brócoli, ajo, cúrcuma, aguacate, remolacha, manzanas, limones y nueces.

Alimentos prohibidos con el Síndrome de Gilbert

En general no hay ningún alimento a evitar. En cambio, sí que es aconsejable comer sano y consumir suficientes verduras y frutas. También es importante no saltarse ninguna comida, es decir, buscar una rutina, controlando ingerir suficientes calorías cada día y no ayunar. 

Es importante incluir alimentos ricos en fibra para mantener el hígado sano. Incluye en tu día a día frutas, verduras, cereales integrales y legumbres.

La deshidratación también puede desencadenar el síndrome de Gilbert. La deshidratación puede provocar un aumento de los niveles de bilirrubina. La cafeína también puede actuar como diurético. Bebe lo suficiente para evitar la deshidratación y controla la ingesta de café.

El único alimento a reducir o eliminar sería el alcohol.

Síndrome de Gilbert y alcohol

Es muy habitual que los que padecen el síndrome de Gilbert tengan una tolerancia más baja al alcohol, o sencillamente no lo puedan tolerar. En ocasiones, una pequeña cantidad de alcohol puede producir una sensación de resaca desproporcionada.

Síndrome de Gilbert y ayuno intermitente

Cuando no comes durante 12 a 24 horas, aumenta la movilización de bilirrubina del tejido graso, que puede pasar a la sangre y desencadenar un episodio de ictericia. Del mismo modo, una dieta muy baja en grasas o baja en calorías también puede estimular los síntomas de la ictericia. Así, algunas personas con síndrome de Gilbert eligen comer una dieta paleo o cetogénica con alto contenido de grasas.

Ejercicio físico

Idealmente, el ejercicio debería ser una combinación de actividades que aumenten el ritmo cardíaco y que desafíen la postura y los músculos, tanto en términos de flexibilidad como de densidad. Caminar a paso ligero combinado con pilates es simple, gratuito y energizante. Intenta hacer los desplazamientos a pie. Incluso estar de pie mientras se hace otra actividad involucra los músculos. Cada pequeño movimiento te ayuda a mantenerte en forma y bien. Introduce el ejercicio de fuerza, videos como este te puden ayudar.

Sueño de buena calidad

El sueño de buena calidad es vital para todos. También, y especialmente, para los que padecen Síndrome de Gilbert. Las investigaciones muestran que nuestro ritmo circadiano (nuestro reloj biológico) es realmente importante cuando nos sentimos despiertos y cuando dormimos bien. El simple hecho de asegurarte de que tu habitación esté realmente oscura puede marcar una gran diferencia en tu reloj biológico. Recibir mucha luz por la mañana también te ayudará a sentirte alerta y despierto durante el día y a dormir mejor por la noche. Evita también la luz azul.

Resiliencia mental

La resiliencia mental es una cualidad que muchos de nosotros sentimos que podríamos desarrollar más. Te permite poner los altibajos de la vida en perspectiva. Con resiliencia mental, afrontarás mejor las situaciones en las que suceda algo malo en tu día o en tu vida, y te preocuparás menos por ello. Eso no quiere decir que no debas preocuparte, enfadarte, afligirte o no tener sentimientos. Significa que puedes hacer esas cosas naturales y luego avanzar en el tiempo. Puedes también consultar también esta página para mejorar tu resiliencia.

Microbioma intestinal y bilirrubina

Una vez que la bilirrubina se conjuga con la enzima UGT1A1, se libera en los intestinos desde el hígado a través de la bilis. Luego, las bacterias de la microbiota intestinal desconjugan el ácido glucurónico de la bilirrubina. Luego, la bilirrubina se oxida y se reduce, formando finalmente estercobilina (excretada en las heces) o urobilina (reabsorbida y excretada en la orina).

La reacción de desconjugación es facilitada por β-glucuronidasa, una enzima producida por bacterias intestinales. Por lo tanto, el microbioma intestinal afecta la forma en que se excreta la bilirrubina a través de la orina o las heces.

Beneficios del Síndrome de Gilbert

Por raro que parezca, tener Síndrome de Gilbert, a parte de causar ciertas molestias, podría presentar algún beneficio. ¡No todo tienen que ser malas noticias!

Protección contra el riesgo cardiovascular

Todavía no está claro porqué la bilirrubina tiene efecto antioxidante, pero diversos análisis han encontrado una disminución significativa del riesgo de enfermedad coronaria en individuos con Síndrome de Gilbert.

Protección contra la aterosclerosis

El beneficio más significativo de una bilirrubina elevada es una disminución en la acumulación de placa aterosclerótica.

Protección contra Enfermedades Respiratorias Crónicas

Un estudio del Reino Unido analizó el efecto del síndrome de Gilbert sobre el riesgo de enfermedades respiratorias en personas nacidas en 1946. Muchas personas de este cohorte habían fumado, y las que tenían el síndrome de Gilbert tenían menos probabilidades de tener  EPOC o asma que las que tenían bilirrubina normal.

Protección contra la enfermedad del hígado graso

Los estudios en animales muestran que las variantes de UGT1A1 que aumentan la bilirrubina también disminuyen el riesgo y la gravedad de la enfermedad del hígado graso (NAFLD). Un metanálisis que incluyó a más de 100 000 participantes encontró que los niveles más altos de bilirrubina están asociados con menores probabilidades de NAFLD.

Disminución general de la mortalidad

Un estudio de investigación con más de 4200 personas con síndrome de Gilbert y ~22 000 con bilirrubina normal encontró que la tasa de mortalidad de los que padecían síndrome de Gilbert era menor. Los resultados mostraron que la tasa de mortalidad ajustada fue aproximadamente un 50 % menor en las personas con síndrome de Gilbert.

Tóxicos y Síndrome de Gilbert

El gen UGT1A1 también es responsable de descomponer BPA (en plásticos) y BPF. Los que padecen de esta dolencia debería evitar estas sustancias.
Los productos químicos perfluorooctanoato (PFOA) y sulfonato de perfluorooctano (PFOS) inhiben la UGT1A1.

Medicación a evitar con el Síndrome de Gilbert

El medicamento de uso más común que tiene que evitar los que padecen el Síndrome de Gilbert es el acetominofen, más conocido como paracetamol, ya su eliminación es justamente por la fase del hígado de la glucuronidación. En la lista a evitar también están las estatinas, gemfibrozil, irinotecan, nilotinib.

Famosos con el Síndrome de Gilbert

Algunos estudios han insinuado que Napoleón pudo haber padecido el Síndrome de Gilbert. De hecho, está documentado que presentaba ictericia de forma habitual y otros síntomas que casarían con esta dolencia.

Más recientemente, en 2017, el piloto alemán de MotoGP, Jonas Folger, tuvo que interrumpir su participación en la competición por un brote provocado por el Síndrome de Gilbert. «Las últimas 6 semanas han sido muy difíciles para mí, sin saber qué me estaba pasando o por qué mi cuerpo se ha apagado por completo», aclaró después del episodio.

La actriz y presentadora de televisión Paz Padilla, hizo unas declaraciones apuntando que era «abstemia de por vida». Según señaló, el motivo por el que no incluye alcohol en su vida es porque padece Síndrome de Gilbert y, literalmente, no tolera su ingesta. «No digiero el alcohol, no lo asimilo», concretó Padilla. 

Jordi González, presentador de televisión, también está afectado por esta dolencia. González ha reportado ámpliamente cómo le influye padecer Síndrome de Gilbert. Entre otros, ha señalado que tiene también intolerancia al alcohol.

¿La kombucha puede ayudar con el síndrome de Gilbert?

Para una correcta eliminación de tóxicos por la vía de la glucuronidación, reducida en el caso de padecer Síndrome de Gilbert, es necesario ácido glucurónico. El ácido glucurónico se produce en el hígado, y se combina con lo tóxicos para que sean solubles en agua y puedan ser expulsados del cuerpo. Numerosos estudios confirman que la kombucha, como resultado de la fermentación, tiene pequeñas cantidades de ácido glucurónico. Además, la kombucha contiene ácido sacárico. El ácido sacárico interviene también en el proceso de la glucuronidación, pero de otra forma: la glucuronidasa es una enzima que se produce en nuestro intestino y rompe el enlace entre una molécula de ácido glucurónico y un tóxico.

Pues bien, el ácido sacárico inhibe a la glucuronidasa, con lo que ¡aumenta el rendimiento del ácido glucurónico producido por el cuerpo! Si quieres leer todavía más información en este sentido, Marc Vergés lo explica en este artículo que escribió para nuestro blog.

Si sufres Síndrome de Gilbert quizás puede ser una buena idea empezar a tomar kombucha de forma recurrente. Ten en cuenta que la kombucha puede contener pequeñas cantidades de alcohol. Algunos Gilbert incluso no pueden ni tolerar estas bajas cantidades de alcohol. Empieza con pequeñas cantidades de kombucha y observa cómo reacciona tu cuerpo. Si ves que no tiene efectos negativos sobre tu cuerpo, ves incrementado progresivamente la cantidad de kombucha a beber a diario, y busca un punto de equilibrio. 

5/5 - (7 votos)