NOSOTROS

Mūn Ferments nace a raíz de la necesidad de uno de sus fundadores de solucionar un problema de salud. Jordi Dalmau, ingeniero de profesión, fue diagnosticado de síndrome de Gilbert cuando tenía 13 años. Una dolencia que no es grave, pero que ocasiona molestias como cefaleas, cansancio y dolores musculares, entre otros.

Después de mucho tiempo cuidando su alimentación para intentar controlar la sintomatología sin resultados positivos, descubre el mundo de los fermentados y sus infinitas virtudes. Por recomendación de un profesional de la salud, Jordi incorpora kombucha a su dieta y consigue tener bajo control los efectos del síndrome que padece. Tan positivos son los efectos que le reporta su consumo, que apuesta por emprender para empezar a producir este té fermentado para su comercialización.

Mercè Pérez es su pareja. Periodista y madre de un hijo multialérgico, comprueba empíricamente las propiedades los fermentados como posible solución a los problemas de salud de su familia. Después de esto, apuesta por formar parte activa de la empresa, comunicando sobre una bebida casi nueva en nuestro país. La primera en elaborarse con productos naturales, de primera calidad y certificado ecológico, envasada en vidrio y sin necesidad de frío para conservarse por el mínimo azúcar residual que contiene.

En 2015 ve la luz Mūn Ferments con la irrupción en el mercado de una kombucha de máxima calidad, elaborado siguiendo la receta y los preceptos de la que se elaboraba hace 2.000 años en la antigua China. La kombucha que a sus creadores les hubiera gustado encontrar en tiendas cuando empezaron a consumirla: ultrasaludable y deliciosa.

NUESTRA
MISIÓN

¿POR QUÉ
SOMOS
DIFERENTES
AL RESTO?

¿POR QUÉ
SOSTENIBLE?

¿POR QUÉ
ECOLÓGICA?