Los refrescos imitan a las bebidas fermentadas, como la kombucha

No podíamos estar más de acuerdo con esta gran reflexión de la Kombucha Mamma, Hannah Crum«los refrescos son una imitación de las bebidas fermentadas.» Y es que no hace falta darle muchas vueltas para descubrir que los refrescos ya nacieron con la clara voluntad de imitar a las características de las bebidas fermentadas. Todo, sin poder igualar los beneficios saludables que tienen los fermentados para nuestra salud, surgidos naturalmente y realmente imposibles de igualar.

Te contamos. Las primeras sodas, elaboradas a partir de agua, bicarbonato sódico y anhídrido carbónico, se pusieron en el mercado a finales del siglo XVIII. Y aquí, ya surgieron las primeras coincidencias: ingredientes para ayudar a la digestión, burbujas, sabor agradable. Su consumo estaba destinado a tratar problemas como la acidez o la indigestión, así como para controlar la fiebre, la gota e, incluso, algunas alteraciones nerviosas.

Se distribuían en hospitales y, dado la grandísima aceptación y la alta demanda que obtuvieron, dejaron el ámbito farmacéutico y se fueron popularizando paulatinamente hasta convertirse en lo que son a día de hoy. Burbujas en una bebida fácil de consumir por todos. ¿Saludables? Entre poco y poquísimo: con mucho azúcar (sustituido después por edulcorantes que poco aportan), con ingredientes artificiales, con saborizantes y colorantes… Todo, para hacerlas más atractivas y conseguir el mayor número de clientes posible. Los beneficios de las bebidas fermentadas quedaban y quedan muy lejos.

En este caso, el dilema de quién fue primero, si el huevo o la gallina es facilísimo de responder, ¿no crees?
Por cierto, si quieres escuchar el podcast de Hannah Crum con Fatburningman donde da vueltas, entre muchas otras cosas, sobre el vínculo entre los fermentados y los refrescos, te dejamos el enlace.
Rate this post