Noticias

Alimentos psicobióticos:

Alimentos psicobióticos:

Manzanas y kombucha contra el estrés

¿Qué te parecería si te dijéramos que consumir manzanas, cebollas y kombucha durante un mes puede reducir tus niveles de estrés? Y es que sí, como te hemos contado muchas veces, la conexión entre los intestinos y el cerebro es bidireccional y una vez más, ha quedado empíricamente demostrado.

La dieta con psicobióticos

Investigadores de APC Microbiome Ireland en University College Cork (UCC) en Irlanda han desarrollado una dieta psicobiótica: rica en prebióticos y alimentos fermentados. Los hallazgos, publicados en la revista Molecular Psychiatry, concluyen que el consumo de este tipo de alimentos contribuye a mejorar los niveles de estrés.

¿Qué son los psicobióticos?

El término psicobiótico fue utilizado por primera vez por un grupo de investigadores del Centro Farmacéutico Alimentario de Cork (Irlanda) en 2013. Consideraron que un psicobiótico es un organismo vivo que, cuando se ingiere en cantidades adecuadas, produce un beneficio para la salud de los pacientes que padecen enfermedades psiquiátricas. Estos microorganismos influirían, pues, de manera directa, en la comunicación bidireccional entre el sistema digestivo y el cerebro.

Los 45 voluntarios que se sometieron a esta dieta, adultos de entre 19 y 45 años, con una dieta deficiente, cambiaron radicalmente su alimentación durante un mes. Incluyeron frutas y verduras como manzanas, cebollas y repollocereales y alimentos fermentados. Kombucha, kefir y chucrut, concretamente.

A lo largo del proceso, se recopilaron datos, mediante cuestionarios, sobre los niveles de estrés y la salud mental. También se hicieron análisis de heces para observar la evolución de ciertas sustancias producidas por los microorganismos que habitan en el intestino.

Los participantes experimentaron, al mes de adoptar los nuevos hábitos alimenticios, una reducción del 32% del estrés percibido. Mejoraron la calidad del sueño y consiguieron importantes diferencias en la microbiota.

Aunque el estudio no es concluyente, lo que está claro es que los dos cerebros están unidos y trabajan conjuntamente. A partir de ahora, sentir antes una emoción en el estómago que en la cabeza, no te parecerá tan raro, estamos segur@s.

Potser t'interessi

La kombucha de Jared Leto
5 Helados Saludables con Mun | Kombucha